APICECTOMÍA

¿Por qué necesitaría Cirugía Endodóntica?

Generalmente, un tratamiento de conducto es todo lo que se necesita para salvar los dientes de ser extraidos. De vez en cuando, este procedimiento no quirúrgico no será suficiente para curar el diente y su endodoncista le recomendará la cirugía. La cirugía endodóntica puede ser utilizada para localizar fracturas o canales ocultos que no aparecen en las radiografías y que el dolor todavía se manifiesta en el diente. Superficies de la raíz dañadas o el hueso circundante también pueden ser tratados con este procedimiento. La cirugía más común que se utiliza para salvar los dientes dañados es una apicectomía o resección del extremo radicular del diente.

¿Qué es una Apicectomía?

  El vídeo de la derecha ilustra este sencillo procedimiento. Se hace una incisión en el tejido de la encía para exponer el hueso y el tejido circundante inflamado. El tejido dañado se retira junto con el extremo de la punta de la raíz. Si hay suficiente tejido infectado o inflamado, el mismo se conservará para  la evaluación de una biopsia.  El extremo de la raíz se restaura colocando un material restaurativo para evitar la reinfección de la raíz y luego la encía se sutura. El hueso se cura de forma natural alrededor de la raíz en un período de meses.

  Después de el procedimiento, puede haber algo de molestia o hinchazón leve, mientras que la incisión sana. Esto es normal en cualquier procedimiento quirúrgico. Para aliviar las molestias, un medicamento adecuado para el dolor  se recomendará. Si tiene dolor que no responde a la medicación, por favor llame a nuestra oficina.