EL RETRATAMIENTO DE CONDUCTO

Con la atención adecuada, los dientes que han recibido tratamiento de endodoncia pueden durar tanto como otros dientes naturales. Sin embargo, un diente que ha recibido tratamiento puede ser que no se cure o que el dolor persista. A veces, el dolor puede presentarse en meses o años después del tratamiento. De ser así, puede ser necesario repetir el tratamiento endodóntico.

Un sanado incorrecto puede ser causado por:

  • Conductos curvos o estrechos que no fueron tratados durante el tratamiento inicial.
  • Canales complicados que no fueron detectados durante el tratamiento inicial.
  • La corona o restauración no fue colocado dentro del tiempo apropiado después de finalizado el tratamiento endodóntico.
  • La corona o restauración del diente no impidieron que  la saliva contaminara el interior del diente.
  • Una fractura en la raíz del diente.

En algunos casos, nuevos problemas pueden aparecer en un diente que fue tratado exitosamente:

  • Una nueva caries puede exponer el material de obturación del conducto radicular, causando la infección.
  • Un empaste o una corona rota o suelta puede exponer el diente a una nueva infección.

Una vez que el retratamiento ha sido seleccionado como una solución a su problema, el endodoncista volverá a abrir su diente para tener acceso al material de obturación del conducto radicular. Este material de restauración será eliminado para permitir el acceso al conducto radicular. El doctor luego limpia sus canales y examina cuidadosamente el interior del diente. Una vez limpio, el doctor llenará y sellará los canales y colocará una restauración temporera en el diente.

  En este punto, tendrá que volver a su dentista lo antes posible con el fin de tener una nueva corona o restauración en el diente para restaurar la función completa del mismo.